Greenwashing, la credibilidad de lo “verde” en juego